Translate

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Señoras que experimentan II

Exfoliante corporal casero

Llega septiembre, por fin!! 
Adiós al "calorón", por fin asomará mi querido otoño su cabecilla, los críos llorarán por la vuelta al cole, etc. Todo ventajas.
Durante este verano me he dedicado a utilizar potingues caseros (por ahorrar el dinero que no tengo vaya).
Mi último descubrimiento ha sido el poso del café. Efectivamente, es un exfoliante de primera, en un principio parece que no va a surtir mucho efecto pero .... wuao! sorpresón.
Empecemos, en mi caso, el café lo hago en cafetera italiana, por lo que tengo que vaciarla y tirar ese posillo maravilloso, tirarlo hasta ahora.

¿Qué necesitaremos?
  • Poso de café molido: evidentemente. No hace falta mucha cantidad.
  • Aceite: bien de oliva o de árgan, la que se tenga a mano.
Y ya, se mezcla en un bote, tarro, lo que podáis reciclar y a la ducha.
Hay que tener cuidado porque no tiene una vida útil muy larga, hace moho en seguida. Así que no os anises y utilizar poca cantidad, lo ideal es usarlo fresco siempre.
A simple vista parece que no va a hacer gran efecto pero tela, si tenéis la piel muy sensible quizá no debierais utilizarlo, probad antes de meteros en faena porque "araña" que da gusto.
He probado exfoliantes de compra (tipo mercadona, carrefour, etc.) y nada me deja el cuerpo tan suave como esto, no exagero. Además, deja un aromilla en la ducha estupendo.
Probad, cafeinómanas/os.

2 comentarios:

  1. Si le añades sal te quedara aun mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el consejo, pero no quedará muy potente?

      Eliminar

Comenta!! que de momento es gratis